Entradas

El terror al miedo

Imagen
Y agacho la cabeza una vez más.
Por miedo, capaz, por respeto, quiso pensar, hasta que se autoconvenció de que era ella el problema y de que estaba equivocada.

Había tenido un momento de lucidez, donde parecían salir a la luz ideas brillantes tal vez, ideas positivas, o al menos, eso buscaban.

Terror sentía a la hora de exteriorizarlas, capaz en el fondo compartía sus ideas, capaz no, y con una voz muy baja las decía en voz alta.

“¿Para que...?”  Se preguntaba, “… ¿para que abrí la boca?”

Y comenzaba.
Esa catarata sin fin de exabruptos y calificativos irreproducibles, donde básicamente, se la trataba de inútil, incompetente, incapaz de pensar.
Apagándole las ideas como quien tira un cigarro encendido al agua...

El tema era que si.  Pensaba.  ¡Y cuanto pensaba!
Pensaba distinto que él.
Escuchaba distinto que él.
Y ese era el problema.
No era como él quería.

Siempre terminaba alteraba su plan a largo plazo, sus ideas, sus ocurrencias. Nada podía salir mal, ni nada agregarse a esa lis…

Random uno

Imagen
Random 1
Gente, motos, autos, ómnibus, camiones, un tren un poco más lejos. Un día de lluvia, gris, pesado, húmedo, encima viernes.  De esos viernes desesperantes, donde nada se termina.
La gente corre como que llega tarde o está apurada, o ambas, y anda como loca. ¡Están todos locos! 
Pero vos.  Si, vos. Vos estás loco si. No te voy a decir que no.  ¿Pero si te saco todos esos ruidos? Serías la locura más hermosa sobre la tierra. Si me das la mano, te llevo a tu cama, a tus sábanas, a tus paredes, a conocer mil veces más cada centímetro de vos.
Cerrá los ojos, así te doy un beso y nos olvidamos de todo... Del mundo... De los ruidos... De la locura... Y veo, y vivo, tu paz.

¿Qué será de vos?

Imagen
¿Cómo habrás estado todo este tiempo? Mis ganas de hablarte no se han calmado, creía que si… pero no. Con solo escuchar tu nombre, se me viene todo a la mente. Esa necesidad, esa adrenalina… Ganas de hablarte, aunque lo niegues todo. Aunque reproduzca en mi mente esas palabras de doble filo. Ganas de escribirte conociendo todas las respuestas Ganas de saber de vos. Ganas de saber cómo estas.

Trascendencia.

Imagen
Trascendencia
En la belleza de las cosas simples, en aquellas que no podemos contar. En aquellas cosas que callamos, En todas aquellas otras que solo percibimos al mirar... Todo lo que vivimos trasciende.




Todo lo que somos, de alguna que otra forma, se resiste al olvido.
Todo lo que damos, todo lo que entregamos, desde nuestro interior trasciende.  Trascienden las sonrisas,  las miradas, los secretos, trasciende la vida, y nosotros trascendemos con ella.


Esa plaza

Imagen
Creyó que jamás volvería a ese lugar. A esa plaza. Con esa persona. Pensó que era parte de un pasado muy lejano. Se sentía como si hubiesen pasado más de 20 años. Pero la vida, da revancha... Y por alguna loca razón, terminaron allí.
Toda la vida, va... Todos estos años, han peleado sin sentido batallas interminables e insoportables, creyendo en sus corazones que todo puede cambiar. Viendo en cada día, una nueva chance para ser mejores.
Pisaron esa plaza en silencio, sin la euforia de aquel día, hace unos seis años atrás... De la mano, pero con el alma suelta. Sabia pero rebelde.
Cielo iluminado por tantas estrellas, aire fresco en la cara, de ese que hace que cierres los ojos de felicidad unos segundos, y una luna curiosa, naranja, que parecía estar tan cerca que podías tocarla.
Esa noche estrellada, entendió al mirar el amplio cielo, tan amplio como la vida tantas veces, que hay silencios que no se rompen, y que hay veces que las palabras sobran.
Esa noche encontró todas las …

Hoy

Imagen
Hoy. Te libro de mis males. Te libro de los malos momentos. Te libro de todo lo que fui ayer.
Hoy. Te ofrezco mi paz. Te doy mi fe. Te tiendo mi mano, para caminar junto a vos.

Soltar

Imagen
Soltar.


Soltar también es bueno (¿quién dijo que es malo?)
No tiene por qué ser triste.
No tiene por qué ser amargo.
Tenemos que soltar lo que nos pesa, lo que nos duele,
 lo que nos ata.

Si. Esas cosas que no querés soltar… esas también.

Aferrarse, genera esa innecesaria permanencia.
Esa absurda e involuntaria dependencia.
Aferrarse nos deja encadenados.
Te atas vos, atas al otro.
Si. Hablo de personas.
Hablo de esa persona que no querés soltar.

Respirá.
Cerrá los ojos.
Soltá.
Aliviá ese peso.
Deja que el otro vuele.
Hay personas que son el viaje y no son el destino.
Pero que viaje…